Ambientes Costumbres Civilizaciones La Catedral de Aix-la-Chapelle

“Nuestra conversación está en el cielo”

Plinio Corrêa de Oliveira

Catedral de Aix-la-Chapelle

Catedral de Aix-la-Chapelle (Aquisgrán), Alemania, construida por el emperador Carlomagno (742-814), y que alberga sus restos mortales. A lo largo de los siglos, el edificio pasó por múltiples restauraciones, subsistiendo actualmente muy poco de su construcción original. Hasta el siglo XVII, las coronaciones imperiales se realizaban en este magnífico templo. En ella fueron coronados 32 emperadores y reyes.

¿Qué decir de esta catedral? El mejor comentario es: ¡Oh!

¿Qué significa este oh? Significa: ¡Oh, preciosidad! ¡Oh, tesoro! ¡Oh, símbolo de algo que eleva mi alma hasta las más altas cumbres!

¡Oh, catedral! Al analizarla, parecería un amontonamiento de torres, de capillas y de cúpulas, colocadas más o menos sin reflexión. Sin embargo, ¡de su conjunto se desprende tal armonía, que me deja verdaderamente maravillado! Armonía que tiene esto de curioso: todo apunta hacia arriba. Se diría que la catedral exclama: Conversatio nostra in cœlo est (“Nuestra conversación está en el cielo”).

Hacia arriba apunta la torre, como que elevando los brazos a Dios. Hacia arriba apunta la cúpula que, no satisfecha con elevarse con toda su masa rumbo a lo alto, aún ostenta un cupolino, que es una especie de intento de alcanzar con la punta del dedo aquello que la palma de la mano no consigue tocar. Hacia arriba apunta la forma ojival de las ventanas que están incrustadas en la torre, y cuya extremidad parece reflejar la tendencia a subir, a subir...

Cada uno de los torreoncitos de abajo me recuerdan aquellas palabras de la Misa: ¡Sursum corda! Habemus ad Dominum“Levantemos nuestros corazones”. La respuesta es: “Los tenemos levantados hacia el Señor”.

¡Todo el conjunto es un inmenso, un maravilloso sursum corda!

*     *     *

Pero, ¿cómo puede una persona, hoy en día, poseer un alma tan dura o tan vil, que no se conmueva y no se entusiasme al mirar esta catedral? Imaginemos que se interrumpiera una novela pornográfica de televisión para exhibir, de repente, una película sobre esta catedral. ¿No habrían personas que se pondrían de mal humor? ¿Y que preferirían la pornografía a esto? ¿Qué alma es esa, que rechaza tal maravilla y que prefiere la pornografía?

Sin embargo, el alma humana fue creada para esas elevaciones y esa dignidad. Y el primer movimiento de un alma que pretenda ausentarse de tales panoramas, ¡ya la pone al borde del abismo en que caerá! 

 

A propósito del deporte: diferencias entre el hombre y la mujer Palabras del Director Nº 173 - Mayo de 2016 – Año XV
Palabras del Director Nº 173 - Mayo de 2016 – Año XV
A propósito del deporte: diferencias entre el hombre y la mujer



Tesoros de la Fe N°173 mayo 2016


Obra Maestra de la Creación Bella como la luna, resplandeciente como el sol
Nº 173 – Mayo de 2016 – Año XV Llevas el nombre de Cristo, pero sería más justo si llevaras el nombre de Pilatos “¿Te lastimaste, hijo mío?” María Santísima, la vía más rápida, corta y segura para llegar a Dios A propósito del deporte: diferencias entre el hombre y la mujer La Catedral de Aix-la-Chapelle



 Artículos relacionados
Lo inimaginable y lo soñado Siempre que veo la fachada de la Catedral de Colonia, percibo en lo más hondo de mi alma el encuentro dedos impresiones aparentemente contradictorias. Por un lado, es una realidad tan bella que, si yo no la conociera, no sería capaz de soñarla...

Leer artículo

Peregrinando dentro de un vitral Imaginemos un vitral en forma circular, o sea, un rosetón. Un mundo de colores diferentes. Dentro del conjunto de colores, se podría hacer un paseo: ora “entrar” en el cielo color de añil, ora en el dorado absoluto...

Leer artículo

¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio? La Iglesia enseña que Dios creó a los ángeles muy superiores a nosotros. Espíritus puros, de inteligencia lucidísima y gran poder, exceden por su naturaleza inclusive a los hombres mejor dotados. Con su rebelión, los ángeles malos perdieron la virtud, pero no su inteligencia, ni su poder...

Leer artículo

La verdadera santidad es fuerza de alma y no debilidad sentimental La Iglesia enseña que la verdadera y plena santidad es el heroísmo de la virtud. La honra de los altares no es concedida a las almas hipersensibles, débiles, que huyen de los pensamientos profundos, del sufrimiento pungente, de la lucha, en fin, de la cruz de Nuestro...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×