Palabras del Director Nº 113 - Mayo 2011 - Año X
Estimados amigos:

Como lo prometido es deuda, cumplimos aquí nuestro compromiso de publicar un sucinto relato de los extraordinarios sucesos y los mensajes de Nuestra Señora de Akita de 1973. Ustedes mismos podrán apreciar las expresivas similitudes con las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima y particularmente con el llamado “Secreto de Fátima”, es decir, la tercera parte del mensaje de 1917 revelado por la Santa Sede en junio del 2000.

La proximidad de su fiesta, el 13 de mayo, nos dará ocasión de preguntarnos nuevamente si como persona, como familia, como nación, como humanidad, hemos atendido sus pedidos de oración, penitencia y enmienda de vida, y a qué distancia estamos del cumplimiento final de sus promesas.

¿Este balance, será causa de alegrías para nuestra Santa Madre, o, por el contrario, será para Ella causa de mayor tristeza y dolor?

También, en la presente edición, les ofrecemos la tercera y última parte del importante estudio, de nuestro colaborador don Alfredo Mac Hale, titulado “La revolución sexual destruye la familia”.

Al profundizar el tema, su versado autor no evade llegar a conclusiones que ponen el dedo en la llaga. Recomendamos particularmente su lectura a todos aquellos que se sienten confundidos y están preocupados con el ritmo que siguen los acontecimientos en nuestros días.

No olvidemos, sin embargo, que las pruebas que esta ofensiva anticristiana acarrea para las familias y la sociedad apenas demuestran que, como señaló el Papa Juan Pablo II, el Mensaje de Fátima es hoy “más actual que nunca”, y por tanto está más próximo que nunca de su cumplimiento. Así, cuanto más crezca el mal, más debe crecer nuestra confianza en las palabras con que, hace 94 años, la Virgen concluía su mensaje: “Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

En Jesús y María,

El Director
Casas para el alma, y no sólo para el cuerpo La desigualdad entre los hombres es providencial
La desigualdad entre los hombres es providencial
Casas para el alma, y no sólo para el cuerpo



Tesoros de la Fe N°113 mayo 2011


Nuestra Señora de Akita
Nº 113 - Mayo 2011 - Año X La desigualdad entre los hombres es providencial La revolución sexual destruye la familia - III Nuestra Señora de Akita San Bernardino de Siena En realidad, las pasiones no son ni buenas ni malas Casas para el alma, y no sólo para el cuerpo



 Artículos relacionados
“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” – I Después de escoger a san Pedro como primer Papa y jefe supremo de la Iglesia, Nuestro Señor Jesucristo rezó por él para que su fe no desfalleciera; y, “una vez convertido”, confirmara a sus hermanos...

Leer artículo

Movilidad católica y estancamiento pagano Hasta un espíritu práctico y tecnológico es capaz de impresionarse ante aquellas grandezas pasadas, sugeridas por las ruinas contemplativas...

Leer artículo

Yo, obispo exorcista En un reciente libro, el obispo de Isernia-Venafro, en Italia, describe sus experiencias de exorcista y las sorprendentes conclusiones a que fue llevado durante una década de práctica del Exorcistado...

Leer artículo

La revolución sexual destruye la familia - II Luego de haber analizado los aspectos generales de la revolución sexual en curso, continuamos con la segunda parte de este estudio, donde se apreciará aún más la importancia y actualidad del tema...

Leer artículo

Ella es Virgen y es Madre La Virgen me invita a cantar el misterio que yo contemplo con admiración. Hijo de Dios, dame tu don admirable, haz que temple mi lira, y que consiga detallar la imagen completamente bella de la Madre bien amada. La Virgen María da al mundo a su Hijo quedando virgen, amamanta al que alimenta...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×