La Palabra del Sacerdote ¿El testimonio de los Apóstoles es la base doctrinaria de todo el Cristianismo?

PREGUNTA


Pasé los últimos dos años por un período de amargo agnosticismo. Superada esa fase vuelvo cual hijo pródigo a la casa paterna. Aún no del todo, pues algunas dudas tenaces persisten.

Pienso —con Santo Tomás de Aquino— que la fe no puede contrariar a la razón natural. Puede, evidentemente, trascenderla, pero nunca negarla. No obstante, todo el edificio intelectual de la Iglesia se sustenta primordialmente en la fe en la veracidad del testimonio de los Apóstoles.

¿Correcto? Hombres escogidos que atestiguaron que Jesús resucitó entre los muertos. Ésta es la base de toda la Cristiandad: la Resurrección. Pregunto: ¿cómo creer en el testimonio de esos hombres?


RESPUESTA


Las realidades naturales y las sobrenaturales son armónicas entre sí. De modo que lo normal de un alma recta es recibir con simplicidad y hasta con alegría las verdades de la fe, pues estas complementan y explican aquello que la mera razón no alcanza.

Sin embargo, sea por una probación permitida por Dios para el fortalecimiento espiritual, sea por dificultades inherentes a defectos de formación o incluso a pecados, algunas almas necesitan ser especialmente amparadas para sustentarse en la fe. Y aquí se inserta —junto a la oración, que nunca debe faltar— una serie de hechos y raciocinios que la Iglesia bondadosamente pone a disposición de los fieles, para que encuentren un pasamanos en el cual ampararse en la escalada de la fe.

Esta respuesta se complementa con la siguiente...     



Santa Teresa de Jesús ¿Cómo saber que no hubo un fraude en la redacción del Nuevo Testamento?
¿Cómo saber que no hubo un fraude en la redacción del Nuevo Testamento?
Santa Teresa de Jesús



Tesoros de la Fe N°22 octubre 2003


La Virgen de la Nube
La Virgen de la Nube Sexto artículo del Credo Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre Santa Teresa de Jesús ¿El testimonio de los Apóstoles es la base doctrinaria de todo el Cristianismo? ¿Cómo saber que no hubo un fraude en la redacción del Nuevo Testamento?



 Artículos relacionados
La Iglesia y la política Jesucristo respondió a Pilatos que su reino no es de este mundo. No cabe a la Iglesia, por lo tanto, politizarse ni dejarse politizar. Los que predican esto, hoy en día, son los adeptos de la Teología de la Liberación, que, además, generalmente se dejan intoxicar por los principios marxistas...

Leer artículo

Modas indecentes en las iglesias: invasión del secularismo dentro del recinto sagrado Antiguamente las personas, cuando iban a la iglesia, se vestían con decencia, a veces pobremente vestidas, pero de manera que agradase a Dios. Hoy todo cambió. Se ve de todo en las iglesias, incluso personas así vestidas se acercan a comulgar. ¿Hubo alguna norma de la Iglesia permitiendo ese cambio?...

Leer artículo

Celibato, gloria de la Iglesia La irrupción casi diaria de noticias sobre el asunto, da la impresión de un fenómeno de grandes proporciones. Sin embargo, cuando se enumeran y analizan los casos narrados, se percibe que el fenómeno alcanza a una porción mínima del Clero católico, que cuenta en sus filas con centenas de millares de sacerdotes en todo el mundo...

Leer artículo

¿Por qué la Iglesia Católica es la única verdadera? Si la salvación nos viene por medio de Jesucristo, y sólo a través de Él, es obvio que debemos buscarlo en la Iglesia por Él fundada. Ahora bien, Nuestro Señor le dijo a Pedro: “Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” . La Iglesia de Jesucristo es, por lo tanto, la que está edificada sobre el Papado...

Leer artículo

El capítulo 12 del libro del Apocalipsis Quisiera que usted me explique el capítulo 12 del libro del Apocalipsis, porque este trecho de las Sagradas Escrituras siempre me deja confundido. Algunos exegetas lo interpretan como si fuera María, Madre de Cristo, y otros lo definen como el pueblo de Dios. Además, da a entender que existen dos sentidos para la mujer ahí descrita...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino