Palabras del Director Nº 131 - Noviembre 2012 - Año XI

Estimados amigos:

¿Una aparición de la Virgen en el África? ¿Quién lo diría? –Sí, efectivamente. Y una aparición aprobada por la Iglesia. Y es más: ¡en pleno siglo XX!

Seguramente nuestros lectores nunca habían oído hablar de la localidad de Kibeho, en Ruanda, conocida como el «Pays des mille collines» - la tierra de las mil colinas. Pues bien, allí la Santísima Virgen no se apareció una, sino varias veces. Y en ellas habló de la inminencia de un castigo, el cual se verificó trágicamente, a causa de las repetidas ofensas a Dios Nuestro Señor. Tal es la historia de Nuestra Señora de Kibeho, que nuestro colaborador Valdis Grinsteins nos describe con impresionante realismo para la sección Página Mariana.

* * *

Asimismo, tenemos la satisfacción de unirnos a los homenajes que el católico pueblo de Hungría rinde a lo largo de este año a la memoria del Eminentísimo Cardenal József Mindszenty, con motivo del 120º aniversario de su natalicio. Según informa nuestro corresponsal en Viena, Carlos Eduardo Schaffer, sabemos de la plena rehabilitación legal, moral y política que el venerado Siervo de Dios, cruelmente perseguido por el régimen comunista, ha alcanzado finalmente.

«Tu gloria Jerusalem, tu laetitia, Israel, tu honorificentia populi nostri» (Judith 15, 10). Eres tú la gloria de la Iglesia, eres tú la alegría de los fieles, eres tú la honra de los que continúan en la lucha sacrosanta – escribió el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira a su respecto en 1974, analizando uno de los momentos más dramáticos de la vida del célebre Purpurado.

Deseando a todos ustedes una provechosa lectura, me despido hasta el próximo mes.

En Jesús y María,

El Director
Ambiente aristocrático - ambiente popular El hombre no es dueño de su vida
El hombre no es dueño de su vida
Ambiente aristocrático - ambiente popular



Tesoros de la Fe N°131 noviembre 2012


Nuestra Señora de Kibeho Las apariciones, el aviso y el castigo
Nº 131 - Noviembre 2012 - Año XI El hombre no es dueño de su vida Hungría festeja el 120º aniversario del nacimiento del heroico Cardenal Mindszenty Las apariciones de Kibeho, el aviso y el castigo Quien en Dios confía, no será confundido San Odón de Cluny Confesión y crisis en la Iglesia Ambiente aristocrático  ambiente popular



 Artículos relacionados
Los malos sacerdotes son el mayor castigo con que Dios aflige al pueblo ¿Quién, pues, no agradecerá a Dios tanto bien y no dará a los sacerdotes, por ser de él dispensadores, todo el honor y reverencia debida?...

Leer artículo

Ejemplo simbólico de la lucha contra el aborto «Pedro, ¡si ustedes deben decidir entre mí y la criatura, no duden: escojan a la criatura, yo lo exijo, sálvenla! Yo haré la voluntad de Dios, y Dios providenciará lo necesario para mis hijos». Cuando Gianna Beretta Molla pronunció tales palabras tenía 39 años de edad, era madre de tres niños. ¿Qué fue lo que llevó a esta feliz madre de familia y esposa ejemplar, a no tener pena de sí, sino a buscar lo más perfecto para la gloria de Dios?...

Leer artículo

El Pont Neuf de París Estas fotos muestran el Pont Neuf, el famoso puente construido de 1578 a 1606 en la capital francesa...

Leer artículo

El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca Al fallecer la hermana Lucía el 13 de febrero de 2005 a la edad de 97 años, algunas personas preguntaron si la muerte de la última vidente cerraba el ciclo de Fátima, y si el mensaje de la Santísima Virgen a los tres pastores es todavía oportuno...

Leer artículo

Vitrales de la catedral de Chartres El espíritu de la Iglesia es el espíritu de Dios: sabe unir lo práctico a lo bello. De tal manera que, al ver una obra de arte, se nota que en ella se utiliza lo práctico casi sin pensar en él, y se admira lo bello como si sólo él existiese...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino