Esplendores de la Cristiandad El viejo y el nuevo espíritu de la hospitalidad

El Sandhof Inn en el Tirol austriaco

James Bascom

La hospitalidad es tan antigua como la propia humanidad. Desde que el hombre empezó a viajar por la Tierra ha necesitado un lugar donde alojarse. La hostelería se encuentra en todas las culturas del mundo y se le menciona varias veces en la Biblia. Los conventos y monasterios de todos los países cristianos consideraban la hospitalidad como un deber sagrado. Un cierto número de porteros de monasterio fueron incluso canonizados.

Inspirada en el ejemplo monástico, la hostelería era un asunto muy personal hasta el siglo XX. Una posada era a menudo poco más que una familia que abría parte de su casa a los forasteros que viajaban. La mujer y las hijas del propietario cocinaban comidas sencillas pero abundantes para sus huéspedes. Sus hijos podían servir la mesa, ocuparse de los establos y realizar otras tareas manuales. Puede que la posada no contara con la última tecnología ni con la vajilla más fina, pero los huéspedes se sentían realmente atendidos y acogidos con calidez y caridad.

Retratos y otras encantadoras reminiscencias de la historia familiar decoraban a menudo el interior de una posada. La casa podría haber sido construida por un antepasado venerable, con el estilo y el gusto personal de la familia a la vista. Tal vez un trofeo de caza cuelgue sobre la chimenea. Es probable que los miembros de la familia hayan nacido bajo su techo y casi seguro que morirán bajo él.

De ahí el encanto de las posadas tradicionales y familiares. Un ejemplo de ello es Sandhof Inn, en el Tirol austriaco, que fue propiedad de la familia de Andreas Hofer, el famoso líder austriaco que luchó contra Napoleón.

La ley eterna y la ley natural: El fundamento de la moral y el derecho

A juzgar por su diseño y decoración, el Sandhof refleja realmente la personalidad alpina del pueblo austriaco y de la familia Hofer de la que procede su fama. Todo en él, desde las flores de las ventanas y el jardín hasta el techo de madera y el retrato del propio Andreas Hofer que cuelga de la pared exterior, sugiere un toque humano sin pretensiones que tanto atrae a muchos viajeros modernos. Es un atisbo de una época en la que alojarse en una posada no era, como hoy, una mera transacción comercial entre un “consumidor” y un anónimo conglomerado hotelero multinacional. En cambio, era una oportunidad de participar en una interacción de persona a persona, para que una familia sirviera a un viajero cansado delicias regionales como el queso local, el jamón o la salchicha tradicional de la familia o su vino —todo ello no se encuentra en ningún otro lugar– o incluso una ocasión para hacer un nuevo amigo en el camino.

Contraste entre la antigua y la nueva concepción de la hospitalidad

¡Qué diferente es la experiencia hotelera moderna, como la del hotel Burj Al Arab de Dubái!

La construcción del hotel Burj Al Arab —que en español significa “Torre de los Árabes”— costó sin duda mucho más que la del Sandhof. Dado que el dinero es el valor supremo de la sociedad moderna (y es especialmente importante en la cultura de Dubái), era fundamental para los constructores que la riqueza material del hotel fuera lo más dominante y llamativa posible.

El excéntrico hotel Burj Al Arab en Dubái, capital de los Emiratos Árabes Unidos, construido sobre una isla artificial en el Golfo Pérsico

Como la mayoría de los edificios modernos, su construcción interior y exterior pretende impactar e impresionar a los visitantes con sus excéntricas formas, colores y materiales. Como una pieza de arte moderno, su extravagante diseño expresa un significado esotérico que solo entiende plenamente el propio diseñador, y desde luego no el observador común.

Aunque el hotel Burj Al Arab encarna el espíritu del jet set adinerado del siglo XXI, su diseño comparte un materialismo radical con la ideología socialista del siglo XX. Su gran tamaño declara con orgullo la supremacía de la materia sobre el espíritu, como un “Palacio de los Soviets” de la época comunista construido por Stalin en Moscú o Varsovia. Este efecto, unido a la extravagancia casi totalitaria de su forma que desafía la física, no inspira reflexiones profundas como las inmensas arenas del desierto cercano o los pintorescos camellos que descansan junto a un oasis. Más bien, el hotel recuerda a los huéspedes su insignificancia ante el supuestamente todopoderoso dólar (o el “dirham”, en este caso) y les llama la atención sobre su deber de inclinarse ante él, como todo el mundo.

Lo más importante es que este hotel desprende un espíritu de hospitalidad muy diferente al del Sandhof. Sus empleados, muy bien pagados, tienen instrucciones de poner sonrisas Colgate y saludar a los huéspedes con un guión de bienvenida. Pero la sonrisa artificial y el saludo memorizado siempre se quedan cortos en comparación con la auténtica conexión personal que se encuentra en una posada tradicional y familiar. Un huésped puede sentirse satisfecho sabiendo que se aloja en uno de los hoteles más ricos del mundo, pero nunca dejará de tener la sensación de que su dinero es la única razón del trato VIP que recibe.

*     *     *

En resumen, el hotel Burj Al Arab no ofrece una genuina hospitalidad con sus fríos, impersonales y materialistas encuentros sociales. El hotel es un laurel que hay que tachar de la lista de retos del jet set. Las posadas tradicionales y familiares como el Sandhof, por el contrario, son una oportunidad para establecer una conexión personal con una familia real que tiene una historia real, algo que recién estamos descubriendo que es importante como sociedad.

Nomeolvides Palabras del Director Nº 246 – Junio de 2022 – Año XXI
Palabras del Director Nº 246 – Junio de 2022 – Año XXI
Nomeolvides



Tesoros de la Fe N°246 junio 2022


El jardín de Picpus y las carmelitas mártires de Compiègne
El viejo y el nuevo espíritu de la hospitalidad Junio de 2022 – Año XXI La dignidad sacerdotal El Jardín de Picpus Procesión de San Antonio en Madrid Los sacrificios de las almas justas aplacan la ira de Dios La vida temprana de la Virgen María La indiferencia religiosa ¿A qué edad deben ser bautizados los niños? Nomeolvides



 Artículos relacionados
Las tres virtudes teologales simbolizadas en el turíbulo En el turíbulo están muy bien simbolizadas las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Desde mi punto de vista, principalmente la fe, pero también las otras dos virtudes están simbolizadas en el turíbulo...

Leer artículo

El amor materno, sublimidad del género humano En el orden personal, la Providencia dispuso una afinidad y una amistad de convivencia que, salvo excepciones, es mayor que todas las demás: entre madre e hijo...

Leer artículo

La libertad de la Iglesia y la dictadura sanitaria Las recientes medidas dadas por el gobierno para afrontar la segunda ola de la pandemia del Covid-19 ponen de manifiesto, una vez más, que nuestros gobernantes no comprenden a la sociedad peruana ni a quienes la integramos...

Leer artículo

¿Por qué los jeans rotos y las zapatillas sucias son motivo de angustia? Hubo un tiempo en que la moda producía prendas que realzaban lo mejor de la persona. La idea era vestir con modestia y buen gusto...

Leer artículo

¿Murió la Virgen o fue llevada directamente al cielo? En una homilía el predicador afirmó que la Virgen murió y que después fue llevada a los cielos en cuerpo y alma...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×