SOS Familia ¿Por qué Johnny no puede jugar a “policías y ladrones”?

John Horvat

El pequeño Johnny tiene problemas para leer y escribir. Padece de pobres habilidades sociales y se enfrenta al asalto de su inocencia, debido a la influencia destructiva de los libros de terror y las drag queens. Pero cuando regrese al colegio, puede enfrentarse a otro peligro…

Se está volviendo cada vez más frecuente en muchos países que a un niño no le permitan jugar a policías y ladrones (o bien, ladrones y celadores), a esquivar la pelota y a otros juegos de contacto. Le dicen que son demasiado peligrosos y que están prohibidos.

Alguien podría considerar esta medida como otra concesión a una generación de niños de cristal que idolatra la seguridad y la comodidad. Lo curioso es que estos juegos se han vuelto realmente peligrosos. Las autoridades escolares en Estados Unidos han descubierto que tales entretenimientos están causando entre los escolares lesiones más graves que en el pasado. El contacto entre alumnos es más intenso y brutal que antes.

No es que los alumnos de hoy sean más fuertes que los de antaño. Las reglas de los juegos tampoco se han modificado. Es que ha cambiado algo más que influye en la forma cómo se juega ahora.

Quienes estudian el fenómeno han llegado a la conclusión de que se producen más lesiones porque los niños de hoy no saben jugar a policías y ladrones, pues no poseen las habilidades básicas para jugar.

Una vida sedentaria prematura

Dominar, atrapar o esquivar la pelota. En los juegos los niños desarrollan y perfeccionan habilidades sociales como la gestión de conflictos y la creación de alianzas.

Demasiados estudiantes llevan una vida sedentaria con sus smartphones y computadoras. Pasan incontables horas entreteniéndose con videojuegos. Otros tienen aversión al trabajo manual. Las guerras a caballo y el matagente ya no forman parte de la vida de los chicos.

Ese contacto físico natural solía ser una parte esencial de la vida de los niños. Todos estos comportamientos no son meras tonterías infantiles. El arte de jugar tiene el propósito de prepararnos para el futuro.

Durante el intenso contacto del juego, los niños desarrollan y perfeccionan habilidades sociales como la gestión de conflictos y la creación de alianzas. En el juego físico comprenden que los actos tienen consecuencias que a veces pueden herir o hacer sufrir indebidamente a los demás.

Así, aprenden a medir sus actos, calcular los riesgos que entrañan y reaccionar en consecuencia. Desde muy pequeños, desarrollan un “tacto” instintivo que pone límites a sus acciones.

Los padres de familia no les hacen ningún favor a sus hijos cuando eliminan los riesgos razonables de los juegos. Esta actividad física conecta a los niños con la realidad y les ayuda a afrontar futuros problemas de forma natural y orgánica. Los niños expuestos a pequeños peligros y riesgos aprenderán a lidiar con otros mayores cuando se enfrenten a ellos más adelante en la vida.

El papel de los juegos en la formación

Jugar a las escondidas. Los niños expuestos a pequeños peligros y riesgos aprenden a lidiar con otros mayores.

Estas habilidades explican por qué Johnny no puede jugar a policías y ladrones. No es que sea débil, ni siquiera tímido. Es que la mayoría de las veces es demasiado rudo.

Cuando se lanza a jugar, no está acostumbrado a medir su fuerza por falta de experiencia. No tiene ese “toque” instintivo que le permite poner límites a sus acciones. Cuando llega el momento del contacto, empuja, golpea o embiste a su compañero de juego con todas sus fuerzas, causando lesiones importantes a él mismo y a los demás.

Sin la memoria muscular que le indique automáticamente hasta dónde es seguro usar la fuerza, juega sin freno. Entonces, todo lo que haga causará dolor.

Las pautas de los juegos enseñan a los niños lo que es el mundo real, no un mundo imaginario sin esfuerzo, reglas ni responsabilidad. Tradicionalmente, el juego refuerza las verdaderas y maravillosas diferencias entre niños y niñas. Define el buen y el mal comportamiento y favorece la inocencia del niño.

Una visión distorsionada de la realidad

La verdadera tragedia es que la actual falta de juego no es un fenómeno accidental ni es producto de padres laxos y negligentes. Refleja una visión distorsionada y postmoderna del mundo, sin moral ni definición.

A los jóvenes se les ofrece actividades contrarias, que a menudo les exponen a la intemperancia frenética de alternativas que los desconectan de la realidad. Participan, por ejemplo, en videojuegos llenos de todo tipo de actividades violentas y arriesgadas, que no tienen consecuencias concretas. Son libres de disparar, atropellar y acribillar a cualquiera que se interponga en su camino para ganar puntos o avanzar en el juego. Los padres de familia y los maestros no deberían sorprenderse si estos niños tratan a otros de la misma manera en el patio de recreo.

Sobreprotegidos del mundo real, estos niños desafortunados están inmersos en un mundo irreal donde se les dice que pueden ser lo que quieran. Atrás queda la infancia llena de asombro y espontaneidad ante el universo de Dios. Esta es la entrada a un mundo brutal en el que Johnny ni siquiera consigue jugar a policías y ladrones.

La Virgen con el Niño aplastan al ídolo pagano Santa María de la Fuente
Santa María de la Fuente
La Virgen con el Niño aplastan al ídolo pagano



Tesoros de la Fe N°269 mayo 2024


Santa María de la Fuente Aparición que dio origen a “la Lourdes de Italia”
Palabras del Director María Santísima puede y desea socorrernos La Virgen con el Niño aplastan al ídolo pagano ¿Por qué Johnny no puede jugar a “policías y ladrones”? Santa María de la Fuente Pinceladas Santiago el Menor La Palabra del Sacerdote Stein am Rhein



 Artículos relacionados
La Virgen con el Niño aplastan al ídolo pagano Cuando los intrépidos españoles, dirigidos por Hernán Cortés, desembarcaron en México en 1519, dando inicio a su famosa conquista, encontraron altares con estatuas de deidades paganas en todas las tribus...

Leer artículo

La Virgen de Chapi En un desolado paraje de los Andes, a 2420 metros de altitud y a 60 Km. al sur de Arequipa, en el distrito de Polobaya, se venera una imagen de Nuestra Señora de la Purificación o Candelaria, más conocida como la Virgen de Chapi, cuyo culto en este lugar se remonta al siglo XVIII y crece día a día...

Leer artículo

Santiago el Menor La identidad de Santiago el Menor, “hermano de Jesús” y obispo de la Iglesia de Jerusalén...

Leer artículo

Nuestra Señora del Triunfo o del Sunturhuasi Estando ya los indios para arremeter contra los cristianos, se les apareció en el aire Nuestra Señora con el Niño Jesús en brazos. Los infieles, mirando aquella maravilla, quedaron pasmados: sentían que les caía en los ojos un polvo, ya como arena, ya como rocío, con que se les quitó la vista de los ojos...

Leer artículo

La Virgen de la Antigua A raíz de la invasión musulmana a la península, estando la ciudad a punto de capitular, la pintura fue íntegramente tapiada, con el fin de ocultarla y evitar su profanación. Tras la ocupación mora el templo fue convertido en mezquita y la imagen permaneció cautiva y olvidada durante varios siglos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×