La Palabra del Sacerdote La virtud de la castidad

PREGUNTA


Soy abogada y enfermera. Cuando participé en un congreso, una autoridad dijo que hoy en día los hombres le exigen mucho a las mujeres y que ellas no están preparadas para eso. Que los hombres no están obligados a la práctica de la castidad antes del matrimonio, mientras que las mujeres sí lo están. ¿Eso es verdad?

Muchas veces la mujer no está preparada para la vida conyugal. ¿Si ella no encuentra un marido comprensivo, qué debe hacer? ¿Puede haber una experiencia prematrimonial?


RESPUESTA


Con relación a la guarda de la pureza, es un absurdo pensar que sólo las mujeres deben practicar la castidad y que lo mismo no es exigido a los hombres. El sexto mandamiento “No cometerás actos impuros” es inexorable para los dos sexos, y es completado por el noveno “No consentirás pensamientos ni deseos impuros”, es decir, no cometer adulterio, aunque sea apenas de deseo. El Divino Espíritu Santo, valiéndose de San Pablo, nos alerta: “la fornicación, y toda especie de impureza, o avaricia, ni aún se nombre entre vosotros, ...ni palabras torpes... Porque tened esto bien entendido: que ningún fornicador o impúdico ... será heredero del reino de Cristo y de Dios” (Ef. 5, 3-5).

El Apóstol de los Gentiles advierte en su Epístola a los Efesios: “la fornicación, y toda especie de impureza, o avaricia, ni aún se nombre entre vosotros” (5, 3)

San Alfonso María de Ligorio, Doctor y gran moralista de la Iglesia, dice que la falta que más personas lleva al infierno es el pecado de impureza. Lo mismo decía Jacinta, la vidente de Fátima que fue beatificada.

Para que el matrimonio tenga buen resultado no es necesario tener “experiencia sexual”. Lo que asegura un matrimonio estable, más allá de un conocimiento satisfactorio que los cónyuges tengan de sí, es la afinidad de principios, y el deseo de ayudarse mutuamente en el proceso de santificación y en educar santamente a los hijos. Si el amor a Dios está presente en esa unión, ella será fecunda y duradera. Si se basa apenas en la pasión pasajera, en los deseos fugaces, ella no resistirá.

Además, la propia naturaleza dispuso las cosas de tal forma que, a menos que se trate de casos patológicos, el acto conyugal —sobre todo legitimado por el sacramento del matrimonio— es realizado sin dificultad o trauma. Claro está que los novios deben ser prudente y discretamente esclarecidos al respecto antes del casamiento, para que no estén en completa ignorancia.

Pero una información adecuada y casta, dada con respeto y en consideración a la santidad del matrimonio, está muy lejos de ser calificada como “experiencia prematrimonial”.

No se utiliza a la persona humana para cualquier tipo de experimento, sea sexual, sea de cualquier otra naturaleza. Su intrínseca nobleza no permite eso. Además, en el caso en cuestión, se violarían directamente los mandamientos de Dios. ¡Pésima preparación para el matrimonio!     



Santa Germana Cousin El infierno existe y es eterno
El infierno existe y es eterno
Santa Germana Cousin



Tesoros de la Fe N°78 junio 2008


Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo
Actos sacrílegos y blasfemos apremian la necesidad de reparación Estandarte de la Victoria contra los males de nuestra época Los deberes mutuos de los cónyuges Consideraciones sobre la oración (V) Santa Germana Cousin La virtud de la castidad El infierno existe y es eterno Idolatría y culto a las imágenes



 Artículos relacionados
Divorcio: violación de la ley divina; licitud de la separación sin una nueva unión Conviene aclarar que, aparte de la separación legal ante la Iglesia, le sería legítimo disponerla ante las leyes civiles, no para alcanzar el derecho a un nuevo “matrimonio” y sí para obtener los efectos civiles correspondientes a la separación de hecho...

Leer artículo

Islam, control de la natalidad y paternidad responsable La presión mediática y política a favor de una reducción de las tasas de natalidad llegó a influir incluso en jerarcas de la propia Iglesia Católica...

Leer artículo

Aspectos éticos y morales de los anticonceptivos El remitente pide que tratemos de los “aspectos éticos y morales del anticonceptivo”. Incluiremos apenas algunas referencias para los aspectos médicos, íntimamente relacionados con esos dos aspectos, pero fundamentalmente nos atendremos a estos últimos...

Leer artículo

Esterilidad, vida matrimonial y santidad Por el Código de Derecho Canónico (canon 1084, § 3), “la esterilidad no prohíbe ni dirime el matrimonio”, máxime si ella resulta de una cirugía que se hizo necesaria posteriormente, por motivos de salud. Así, la esterilidad no elimina los derechos del matrimonio, entre los cuales se enumera la práctica de los actos conyugales...

Leer artículo

¿La moral es cosa del pasado? “Eso era cosa de antes…”. Aquí tienen una censura que infunde pánico a un gran número de nuestros contemporáneos. Con base en ese slogan, que sacude las resistencias debilitadas, las costumbres de “antes” van siendo combatidas, abandonadas y sustituidas por otras, más “modernas”…...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino