Palabras del Director Nº 149 - Mayo 2014 - Año XIII
Estimados amigos:

Recuerdo como si fuera ayer, la primera vez que peregriné a la Basílica de la Virgen de Luján, en 1963. Fue en compañía de mis padres, de mi hermana y de tres de mis abuelos. Desde la lejanía íbamos divisando su imponente silueta. Nunca antes mis ojos habían contemplado un templo tan grandioso. Su incomparable estilo gótico ojival. El encanto y la belleza de su piedra. Su interior,monumental, espacioso, colosal.

¿Dónde está la Virgen?, pregunté con cierta impaciencia. Me señalaron entonces el altar mayor, pero por más esfuerzos que hacía no alcanzaba a distinguirla. ¿A quién se le habrá ocurrido construir una iglesia tan grande, para una imagen tan chiquita?, pensé interiormente. Subimos la escalera de mármol que conduce a una primorosa capilla alta, el camarín de la Virgen. Allí las proporciones como que se volvieron más humanas y pude verla nítidamente. ¡Sentí que Nuestra Señora me abrazaba! Y comprendí que mil templos como aquel, serían poco para una Madre tan grande.

Ahora, medio siglo después, les invito a conocer la historia de esta advocación mariana surgida en el Nuevo Mundo, cuya festividad se celebra el día 8 de mayo.

*     *     *

Deseo llamar la atención del lector sobre la entrevista que publicamos en esta edición. No apenas por la distinción del entrevistado, Su Eminencia el Cardenal Edmund Burke, sino también por la actualidad de los temas que el egregio Purpurado aborda. La familia está hoy en día nuevamente en el centro del debate, entre los que defienden los principios imperecederos de la civilización cristina y los que pretenden aniquilar todo resto de ella.



En Jesús y María,

El Director

Verdades olvidadas, en la consideración de la naturaleza Hacer de los enemigos de la Iglesia mis propios enemigos personales
Hacer de los enemigos de la Iglesia mis propios enemigos personales
Verdades olvidadas, en la consideración de la naturaleza



Tesoros de la Fe N°149 mayo 2014


La Virgen de Luján
Nº 149 - Mayo 2014 - Año XIII Hacer de los enemigos de la Iglesia mis propios enemigos personales Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción de Luján Función social y sustentación religiosa Entrevista al Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica Recordando algo muy olvidado: la moral católica San Agustín de Canterbury Verdades olvidadas, en la consideración de la naturaleza



 Artículos relacionados
Todo atentado contra la familia atenta contra la humanidad La dignidad, los derechos y los deberes del hogar familiar, establecido por Dios mismo como célula vital de la sociedad, son, por ello mismo, tan antiguos como el mundo; son independientes del poder del Estado que debería protegerlos y defenderlos, si se hallan amenazados...

Leer artículo

Una plazuela de Venecia: Intimidad ceremoniosa y suave La pequeña plaza de Venecia que aparece en la ilustración causa una primera impresión en el observador: es una plazuela en la que, sin duda alguna, esta presente una vida con intimidad...

Leer artículo

Llevas el nombre de Cristo, pero sería más justo si llevaras el nombre de Pilatos Queréis ser hijos de la luz, pero no queréis abandonar la filiación del mundo. Deberíais creer en la penitencia, pero creéis en la felicidad de los nuevos tiempos...

Leer artículo

San Pablo Miki y compañeros mártires En el siglo XVI una revolución había dividido el Japón en 66 principados o reinos independientes. Aquella descentralización fue el momento propicio para la implantación del cristianismo...

Leer artículo

¿Condena la Iglesia Católica los horóscopos y las prácticas supersticiosas? La pregunta de mi interlocutor es muy pertinente, porque cuando la fe entre los fieles declina, las supersticiones en la sociedad aumentan automáticamente...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino