Plinio Corrêa de Oliveira “Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida”

Reproducimos aquí extractos del testamento del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, redactados el 10 de enero de 1978, en la ciudad de São Paulo:


Madre del Buen Consejo de Genazzano


“Declaro que viví y espero morir en la Santa Fe Católica, Apostólica y Romana, a la cual adhiero con todas las fuerzas de mi alma. No encuentro palabras suficientes para agradecer a Nuestra Señora el favor de haber vivido desde mis primeros días, y de morir, como espero, en la Santa Iglesia, a la cual consagré, consagro y espero consagrar hasta el último aliento, absolutamente todo mi amor.

De tal manera que todas las personas, instituciones y doctrinas que amé durante mi vida y actualmente amo, sólo las amé o amo porque eran o son según la Santa Iglesia. Igualmente, jamás combatí instituciones, personas o doctrinas, sino y en la medida en que eran opuestas a la Santa Iglesia Católica.

Agradezco de la misma forma a Nuestra Señora —siéndome imposible encontrar palabras suficientes para hacerlo— la gracia de haber leído y difundido el «Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen», de San Luis María Grignion de Montfort, y de haberme consagrado a Ella como esclavo perpetuo. Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida, y de su clemencia espero que sea Ella mi luz y mi auxilio hasta el último momento de mi existencia”.

Más adelante, refiriéndose a los miembros de las TFPs, agrega: “Son tales los vínculos de alma que tengo con cada uno que me es imposible mencionar aquí especialmente a alguno para expresarle mi afecto. Pido a la Santísima Virgen que bendiga a todos y a cada uno. Después de la muerte, espero rezar por todos junto a Ella, ayudándolos así de modo mucho más eficaz que en la vida terrena.

A los que me dieron motivos de queja, los perdono con toda mi alma...

En cualquier caso, pido entrañablemente de rodillas, a todos y cada uno, que sean sumamente devotos de Nuestra Señora durante toda la vida.     



La incomparable fe de la Virgen María El servicio, una alegría
El servicio, una alegría
La incomparable fe de la Virgen María



Tesoros de la Fe N°47 noviembre 2005


La incomparable Fe de la Virgen María
Utopía asesina La autoridad del padre La incomparable fe de la Virgen María “Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida” El servicio, una alegría Sexto y Noveno Mandamientos No cometerás actos impuros; y, no consentirás pensamientos ni deseos impuros Santa Catalina Labouré ¿Qué es lo que el ayuno, la mortificación corporal, la oración y la comunión frecuente producen en el alma?



 Artículos relacionados
La historia de las miradas Cómo sería bonito que hubiera el material para hacer una historia, no de la humanidad, sino de un capítulo especial de la historia de la humanidad: ¡la historia de las miradas! De las miradas magníficas, de las miradas esplendorosas, de las miradas suaves, de las miradas dulces, de las miradas tristes, de las miradas de esperanza...

Leer artículo

El amor materno; sublimidad del género humano En el orden personal, la Providencia dispuso que en el convivir humano exista una afinidad y una amistad que, salvo excepciones, es mayor que todas las demás: es entre hijo y madre...

Leer artículo

Madre de la Divina Gracia En mí verás: El reflejo sin mancha de la Bondad increada y absoluta, Todo cuanto quiero dar porque soy buena, Todo cuanto deseo conceder porque soy Madre, Todo cuanto puedo dar porque soy Reina...

Leer artículo

La santa intransigencia En la vida de la Iglesia, la piedad es el asunto clave. Piedad bien entendida, que no sea la repetición rutinaria y estéril de fórmulas y actos de culto, sino la verdadera piedad, que es un don bajado del Cielo, capaz de, por la correspondencia del hombre, regenerar y llevar a Dios las almas, las familias, los pueblos y las civilizaciones...

Leer artículo

Una llama de fe y coraje “Los escépticos podrán sonreír. Pero la sonrisa de los escépticos jamás consiguió detener la marcha victoriosa de los que tienen fe.” El día 3 de octubre de 1995, el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira entregaba su admirable alma a Dios. Hombre de fe, de pensamiento, de lucha y de acción...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino