Página Mariana La salvación del mundo

por medio de las oraciones de María Santísima

Plinio Corrêa de Oliveira



Todos los teólogos concuerdan en afirmar que, si la salvación rayó para el mundo en la época del emperador Augusto, lo debemos a las oraciones omnipotentes de María, que consiguió anticipar el día del nacimiento del Mesías. Nadie puede decir cuántos años o cuántos siglos habría aún tardado la Redención, sin las oraciones de María.

No fue, por tanto, de aquellos que se agitaban en las plazas públicas o en los conciliábulos políticos para conseguir la reorganización del mundo, que ésta vino. Ella vino de la oración humilde y llena de confianza de la Virgen María, totalmente ignorada por sus contemporáneos, y viviendo una vida contemplativa y solitaria, en el pequeño rincón en donde la Providencia la hizo nacer.

Sin querer, con esto, desmerecer, por poco que sea, la vida activa, es preciso notar que fue por medio de la oración y de la contemplación, que se anticipó el momento de la Redención. Y que los beneficios que el genio de Augusto, el tino de todos los grandes políticos, generales, economistas y administradores de su tiempo no pudieron dar al mundo, Dios los dispensó por medio de María Santísima. Quien benefició más al mundo no fue quien más estudió, ni quien más actuó, sino quien más y mejor supo orar.     



* Legionario, (25-12-1938)

Consejos de un santo para educar a los hijos El valor de la amistad
El valor de la amistad
Consejos de un santo para educar a los hijos



Tesoros de la Fe N°73 enero 2008


La salvación del mundo por medio de las oraciones de María Santísima
Consejos de un santo para educar a los hijos La salvación del mundo El valor de la amistad Consideraciones sobre la oración (I) La Conversión de San Pablo El sacramento del Bautismo



 Artículos relacionados
300 años de la obra mariana por excelencia Conmemoramos este año el tercer centenario de un libro providencial, el «Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen», de San Luis María Grignion de Montfort. Asociándonos a tan grata celebración, ofrecemos a nuestros lectores extractos de los comentarios que en 1939 el Prof. Plinio...

Leer artículo

Dolores y alegrías se entrelazaron continuamente en la vida de la Madre de Dios Jesucristo fue llamado por el profeta Isaías de “Varón de Dolores”. La Pasión de Cristo fue el ápice de una secuencia enorme de dolores, que comenzaron desde el primer instante de su Ser y fueron hasta el momento en que exhaló el terrible “Todo está consumado”. La Santísima Virgen refleja en sí todo cuanto es de Nuestro Señor Jesucristo. Así, se puede afirmar que Ella fue la Dama de los Dolores...

Leer artículo

La Santísima Virgen y el sufrimiento TENGO UN AMIGO dotado de muchas cualidades, entre ellas, inteligencia y honestidad. Pero él ve mucha televisión y se entusiasma con los productos que se promueven en los comerciales; y eso lo lleva a estar siempre soñando con poseer bienes materiales dispendiosos, visitar lugares exclusivos, vestir la última moda. En el fondo, quiere ser admirado en esta vida...

Leer artículo

Nuestra Señora, obra prima de Dios En el origen de la creciente ola de ataques a la Santísima Virgen constatamos el odio de sus enemigos a su majestuosa superioridad. Lo que es causa de alegría para sus devotos constituye un motivo de odio para los malos...

Leer artículo

Consagración a María y la Estética del Universo Hay un conjunto de reglas de estética que nos pueden facilitar el conocimiento de la belleza que Dios puso en el universo, como punto de partida para que subamos a la consideración de su belleza increada...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino