Lectura Espiritual Consideraciones sobre la oración (I)

Dada la suma importancia de la oración en la vida del católico, pasaremos a transcribir en esta sección algunos trechos seleccionados del libro «La vida espiritual», del sacerdote jesuita Mauricio Meschler (1830-1912).* Sigue un tópico explicando en qué consiste orar.


La oración es para el hombre el origen de todo bien. De ahí se infiere que saber orar, dar a la oración el debido aprecio, entregarnos a su práctica con celo y fervor es, para el tiempo como para la eternidad, un tesoro de inestimable valor.

Orar es lo que hay de más simple, y la primera razón de ello es la propia necesidad que tenemos de la oración.


Para orar, no es menester talento excepcional, elocuencia, dinero ni recomendación de ninguna especie. Hasta la devoción sensible no es necesaria; la dulzura, la consolación, son cosas accesorias y no dependen de nosotros. Si Dios nos las da, debemos recibirlas con reconocimiento, por cuanto vuelven la oración más agradable. Orar, no obstante la aridez, es siempre orar. Consolados o no, debemos hacerlo.

Para eso, basta el conocimiento de Dios y de nosotros mismos, saber lo que Él es y lo que somos nosotros, cuán infinita es su bondad y qué profunda es nuestra miseria.

Para orar, una única cosa es necesaria: la fe, instruida por el catecismo.

Las palabras serán dictadas por nuestras propias necesidades. Pocas ideas (cuanto menos numerosas, mejor será), algunos deseos, y finalmente unas palabras salidas del corazón —porque, si no fuere así, no hay oración propiamente dicha—, es todo lo que se necesita.

¿Habrá, por ventura, un hombre que no tenga siquiera un sólo pensamiento, un único deseo? Pues bien, eso es apenas lo que necesitamos para emprender el noble trabajo de la oración. La gracia, Dios nos la da, de buen grado, a todos y a cada uno en particular.

Por consiguiente, orar es simplemente hablar con Dios. Es conversar con Él mediante la adoración, la alabanza, la súplica. [...]

Durante la oración, nuestro proceder debe ser idéntico al que tenemos con relación a un amigo íntimo y querido. A él confiamos con sinceridad lo que nos llega al alma: disgustos o alegrías, esperanzas y recelos. De él recibimos consejos y avisos, auxilio y confort. Con él decidimos los más importantes negocios, con simplicidad y casi siempre sin que la sensibilidad se manifieste de manera alguna. Y esto no obsta que todo sea tratado seria y lealmente. Es así que, en la oración, debemos ser con Dios. Cuanto mayor sea nuestra simplicidad, tanto mejor será: expandamos nuestro corazón.

Si muchas veces la oración nos parece penosa y difícil, es por culpa nuestra. Porque no sabemos cómo conducirnos y nos hacemos de ella una idea errónea. Manifestemos a Dios los sentimientos de nuestra alma, digamos las cosas tal como se presentan y la oración será siempre provechosa. Todos los caminos conducen a Roma, dice el proverbio, y toda idea hace su camino para llegar a Dios.

Sólo sabremos orar cuando lo hagamos con simplicidad. ¿De qué nos sirve dirigir al Señor discursos sublimes o cultivados? Si acaso suceda que ninguna idea nos venga a la mente, tengamos la simplicidad de exponer esa misma indigencia nuestra. Eso es también orar, glorificar a Dios y expresamente defender nuestra causa.     



* P. Mauricio Meschler  S.J., La Vida Espiritual — Reducida a Tres Principios, Ed. Vozes, Petrópolis, 1960, pp. 11 y ss.

El valor de la amistad La Conversión de San Pablo
La Conversión de San Pablo
El valor de la amistad



Tesoros de la Fe N°73 enero 2008


La salvación del mundo por medio de las oraciones de María Santísima
Consejos de un santo para educar a los hijos La salvación del mundo El valor de la amistad Consideraciones sobre la oración (I) La Conversión de San Pablo El sacramento del Bautismo



 Artículos relacionados
Consideraciones sobre la oración (IV) El Padrenuestro u Oración Dominical goza del particular privilegio de ser compuesta por palabras salidas de los labios del Divino Salvador. Recitándolas, podemos decir con toda realidad: vivimos y oramos mediante el Hijo de Dios...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – VIII Ésta es la sétima y última petición que Santa Teresa de Jesús recomienda para meditar los días domingos: Líbranos de mal. Amén. En la sétima petición, no le pedimos que nos libre de este o de aquel mal, sino de todo lo que es propia y verdaderamente mal, puesto para privarnos de los bienes...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – I La importancia del Padrenuestro es indiscutible, se trata de la oración por excelencia, que el mismo Jesucristo Nuestro Señor nos enseñó, por ello debemos tenerla constantemente en nuestros labios y en nuestros corazones...

Leer artículo

Consideraciones sobre el Padrenuestro – IV La tercera petición del Padrenuestro que Santa Teresa de Jesús recomienda para los días miércoles —hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo— deseando que en todo se cumpla la voluntad de Dios; y aun pedimos más, que se cumpla en la tierra como en el cielo, con amor y caridad...

Leer artículo

Breve historia del Avemaría Esta es la oración mariana por excelencia. Para llegar a su formulación actual, fue necesario recorrer un camino de muchos siglos. ¿Cuándo se comenzó a saludar así a la Santísima Virgen?...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino