Lectura Espiritual Temor de Dios y misericordia

 

En el artículo anterior de esta sección, transcribimos trechos de San Francisco de Sales* sobre la virtud de la confianza; en la presente, ofrecemos pensamientos del mismo santo sobre el temor de Dios asociado con la esperanza.

 

Última Cena (detalle), Giotto di Bondone, siglo XIII - Capilla Scrovegni, Padua, Italia

 

Para caminar con seguridad en esta vida, es necesario caminar siempre entre el temor y la esperanza; entre el temor de los juicios de Dios, que son abismos impenetrables, y la esperanza de su misericordia, que es sin número y sin medidas, sobrepasando a todas sus obras. Es necesario temer a sus divinos juicios, pero sin desánimo, así como animarse a la vista de su misericordia. […]

No hagamos como los que lloran cuando les falta la consolación y cantan cuando ella regresa; en lo que se parecen a ciertos animales que están tristes y furiosos cuando el tiempo está sombrío y lluvioso, y no cesan de saltar cuando el tiempo está bueno. […]

Nuestro primer mal es que nos tenemos en gran aprecio, y si nos acomete algún pecado o imperfección, nos quedamos admirados, confusos, impacientes, porque pensábamos estar buenos, resolutos y tranquilos; y, por lo tanto, cuando vemos que no es así, cuando caemos por tierra, nos quedamos perturbados y ofendidos por dejarnos engañar. Si supiésemos lo que somos, en lugar de admirarnos de haber caído, nos admiraríamos de estar en pie un sólo día o una sola hora.

Esforzaos por hacer con perfección lo que hagáis, y cuando esté hecho, no penséis más en ello; sino pensad en lo que tenéis que hacer, caminando con sencillez en la vía del Señor, sin atormentar el espíritu. Conviene odiar los defectos, no con un odio lleno de despecho, sino con un odio tranquilo; miradlos con paciencia y hacedlos servir para que os humillen en vuestra estima. Considerad vuestros defectos con más dolor que indignación, más humildad que severidad, y conservad el corazón lleno de un amor dulce, sosegado y tierno. […]

Es común en los que comienzan a servir a Dios y que aún no tienen experiencia de la carencia de la gracia y de las vicisitudes espirituales, que, cuando les falta el gusto de esta devoción sensible y de esta amable luz que los encaminaba en las vías del Señor, luego pierden las fuerzas y caen en una gran tristeza y pusilanimidad de corazón. 

 

 


* P. Jean-Joseph Huguet  S.M., Pensamientos Consoladores de San Francisco de Sales, Livraria Salesiana Editora, São Paulo, 1946, p. 109-123.

Nuestra Señora de la “O” San Nicolás de Bari
San Nicolás de Bari
Nuestra Señora de la “O”



Tesoros de la Fe N°132 diciembre 2012


Nuestra Señora de la “O” La Virgen de la Expectación del Parto
Nº 132 - Diciembre 2012 - Año XI Nada corrompe tanto las buenas costumbres como las malas conversaciones Sandy y la Virgen Milagrosa El pan nuestro de cada día Nuestra Señora de la “O” Temor de Dios y misericordia San Nicolás de Bari ¿Por qué en la época de Jesús había tantos endemoniados? Los Reyes Magos y algunos pastores



 Artículos relacionados
De los Novísimos y de otros medios principales para evitar el pecado La muerte es la cosa postrera que sucede al hombre en este mundo; el Juicio de Dios es el último de los juicios que hemos de sufrir; el Infierno es el mal extremo que tendrán los malos, y la Gloria, el sumo bien que poseerán los buenos...

Leer artículo

De los dones del Espíritu Santo Los dones del Espíritu Santo son singulares y extraordinarias gracias con que Dios enriquece a las almas que le sirven con perfección, disponiéndolas para seguir con docilidad las divinas inspiraciones y practicar las virtudes...

Leer artículo

Las Virtudes Cardinales Prudencia es la virtud que ordena todas las acciones al debido fin. Justicia es la virtud por la que damos a cada uno lo suyo. Fortaleza es la virtud que nos hace animosos para no temer ningún peligro por el servicio de Dios. Templanza es la virtud por la que refrenamos los deseos desordenados de los placeres sensibles...

Leer artículo

De los devotos ejercicios (II) que se aconsejan al cristiano para todos los días Al toque de las Avemarías el buen cristiano reza el Angelus Domini, con tres Avemarías. A la noche, antes de acostarme, puesto en la presencia de Dios, rezaré las mismas oraciones que a la mañana...

Leer artículo

De las Obras de Misericordia No siempre estamos obligados a cumplirlas por un precepto positivo y de estricta justicia que así lo ordene; sin embargo, el sentido común nos advierte, si se trata de una necesidad extrema, que por precepto natural sea obligatorio socorrer al prójimo...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino