La Palabra del Sacerdote ¿Puede un hijo presentar una queja a sus padres?

PREGUNTA

¡La paz en Nuestro Señor!


Quisiera que, por favor, me responda la siguiente duda:


Hay padres que provocan la ira de los hijos, denigrando a unos y favoreciendo a otros, sin ninguna razón que justifique ese procedimiento, en las leyes del Señor; cuando ocurre que el hijo, que se sienta perjudicado en su honor y por la falta de afecto, llame la atención de los padres, desencadenando una acalorada discusión, con intercambio de agresiones verbales: ¿está ese hijo en pecado mortal?


¿Habrá algún atenuante de culpabilidad para él, en razón del mal comportamiento de los padres, en vista del mandamiento de honrar padre y madre?


RESPUESTA

Una agresión verbal de un hijo contra sus padres difícilmente se justifica: es necesario hacer valer sus justos reclamos, con palabras firmes, pero sin recurrir a la violencia verbal. Si el hijo se excedió, violó el cuarto mandamiento de la Ley de Dios, de honrar al padre y a la madre. Puede incluso haber cometido un pecado mortal, si sus palabras ofensivas hubieren sido dichas con odio. Lo mejor, por lo tanto, es confesarse de esa falta, con un sincero arrepentimiento por los excesos cometidos. Un buen sacerdote sabrá apreciar la gravedad del pecado. Si permanece la duda, dejará su apreciación al juicio de Dios, que todo lo ve, todo lo sabe y todo lo juzga. Un sacerdote celoso probablemente le aconsejará, conforme las peculiaridades del caso, que pida perdón a sus padres en el momento oportuno.

Esto, sin embargo, no impide que, pasado algún tiempo, el hijo pueda presentar nuevamente a sus padres, de manera digna y respetuosa, las quejas, en especial en aquello que se refiere a su honor.

Es muy probable que la situación creada se produzca en un clima de alejamiento recíproco entre padres e hijos. Por su parte, el hijo que se sienta perjudicado debe proceder con la mayor dignidad, sin romper el trato normal con los padres y hermanos. Si así procede, cualquiera que sea el desenlace del caso, habrá sido victorioso ante Dios y los hombres sensatos. Éstos notarán la dignidad de su procedimiento y Dios lo premiará por su conducta, en esta tierra y, sobre todo, en el cielo. 

¿Puede un sacerdote confesar a un no católico? Escalando las más altas cumbres
Escalando las más altas cumbres
¿Puede un sacerdote confesar a un no católico?



Tesoros de la Fe N°138 junio 2013


¡Señor mío y Dios mío!Las Promesas del Sagrado Corazón de Jesús
Nº 138 - Junio 2013 - Año XII Las opiniones falsas y los vicios corruptores deben ser reprimidos Una nueva pieza teatral blasfema: “El Testamento de María” Las Promesas del Sagrado Corazón de Jesús Nuestra Señora de los Ardientes San Juan de Sahagún Algo más sobre el limbo ¿Puede un sacerdote confesar a un no católico? ¿Puede un hijo presentar una queja a sus padres? Escalando las más altas cumbres



 Artículos relacionados
Sobre los castigos de Dios y la pena del infierno Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Pero puede suceder que muchos hombres rompen con Dios en lo íntimo de su corazón, practicando el pecado mortal...

Leer artículo

¿María Santísima tuvo después de Jesús otros hijos? La elucidación de esta cuestión es simple: tanto el hebreo como el arameo (lenguas habitualmente habladas en Palestina en la época de Jesús) usan la palabra “hermano” para designar cualquier clase de parentesco, e incluso personas de relación muy próxima, como era el caso de los discípulos de Jesús...

Leer artículo

Algo más sobre el limbo Realmente, la existencia del limbo de los niños muertos nunca fue dogma de la Iglesia; sin embargo no es verdad que Benedicto XVI haya afirmado “pocos años atrás”, su no existencia...

Leer artículo

El nombre de Jesucristo y la previsión de la muerte de San Pedro Casi ochocientos años antes, al profetizar el nacimiento del Salvador, Isaías exclama: “Una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y su nombre será Enmanuel” (7, 14)...

Leer artículo

María y la vida pública de Jesús Nada hay de extraño en que un hijo no llame a su madre por su nombre propio, pero lo haga, como todos lo hacemos, ¡simplemente por el dulcísimo nombre de madre! Razón más que natural para que Jesús se acomodase al uso general y tal hecho se haya reflejado en los relatos evangélicos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino