SOS Familia El monstruoso y fracasado experimento de los gemelos Reimer

La “ideología de género” pretende desconocer las diferencias naturales entre los sexos y atribuirlas a la cultura, al medio ambiente y a la evolución de la materia, según criterios análogos a los marxistas.

Luis Dufaur

Un experimento con seres humanos cruelmente fracasado hizo patente el error de la “ideología de género” hace ya algunos años, pero los medios de comunicación lo silenciaron.

El caso “Brian-Brenda-David Reimer” fue objeto de varios libros

En el punto de partida del caso estuvo el Dr. John William Money (1921-2006), psicólogo de la Johns Hopkins University de Baltimore, EE. UU.

Él ejerció una influencia decisiva para forjar esa teoría antinatural y, ya en la década de los sesenta, pretendía haber demostrado que la sexualidad depende más de la educación que de la morfología humana.

Money era tenido como un gurú de la sexualidad y se hacía llamar “misionero del sexo”. Defendía los matrimonios “abiertos” para los amantes con consentimiento mutuo; estimulaba el sexo grupal y bisexual, además de que parecía tolerar el incesto y la pedofilia.

Money escogió a dos bebés gemelos como conejillos de indias humanos: Bruce y Brian Reimer, ambos del sexo masculino. El ideólogo aprovechó un problema de salud de Bruce para darle —mediante cirugía plástica y con el consentimiento de los padres— un cuerpo con apariencia femenina. Bruce pasó a ser la niña “Brenda”.

Meses antes, en 1966, los padres de Brian y Bruce habían visto en la televisión una entrevista al Dr. John Money hablando sobre las operaciones de cambio de sexo en transexuales.

Imaginando que tal idea podría ser apropiada para el problema de Bruce, buscaron al ideólogo, que inmediatamente recomendó un cambio quirúrgico de sexo.

Bruce fue castrado a los 22 meses y el Dr. Money mandó criarlo como una niña, sin que se le cuente jamás lo sucedido.

Los Reimer siguieron al pie de la letra las instrucciones del Dr. Money, pero “Brenda” rompió su primer vestido poco antes de cumplir los dos años de edad y pasó a ser rechazado en la escuela, donde manifestó extrañas “tendencias lesbianas”, a pesar de las hormonas que le obligaban a tomar.

Mientras la familia vivía afligida, Money proclamaba en artículos científicos que su experimento era un éxito rotundo.

La revista Time afirmaba que “este caso constituye un apoyo férreo a la mayor de las batallas por la liberación de la mujer”.

Money hacía sesiones de “psicoterapia” profundamente traumáticas para los gemelos.

Les mostraba fotografías de sexo explícito y habría sugerido a los niños que se desvistan y escenifiquen posiciones de actos sexuales.

En “por lo menos una ocasión”, el Dr. Money sacó una “fotografía” de los dos niños en tales posturas.

La madre se sentía culpable e intentó el suicidio, el padre desarrolló un cuadro de alcoholismo grave y Brian comenzó a usar drogas y cometer crímenes al llegar a la adolescencia.

Brian Reimer, el “conejillo de indias” que criaron como mujer hasta los quince años

Bruce, (a) “Brenda”, quedó destruido por las interminables sesiones psiquiátricas y por la medicación con estrógenos. A los trece años de edad, dijo que se suicidaría si sus padres lo llevaban a ver nuevamente al Dr. Money.

La familia interrumpió el “tratamiento” y el Dr. Money no publicó nada más sobre el caso. Pero tampoco informó al público del fracaso y continuó dando a entender que había tenido éxito, hasta que un investigador rival, el Dr. Milton Diamond, de la Universidad de Hawai, reconstruyó la verdad y publicó un artículo en los Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Otro psiquiatra sugirió decirle toda la verdad a “Brenda”, que quedó súbitamente aliviado. “Yo no estaba loco”, exultó. “Brenda” intentó recomponer su vida por medio de cirugías y tratamientos hormonales y adoptó un nuevo nombre: “David”.

Después supo que su caso era mundialmente comentado en artículos y libros de teoría médica y psicológica a favor del “éxito” de la doctrina Money.

El año 2002, Brian, que padecía de esquizofrenia, se suicidó al ingerir una sobredosis de antidepresivos.

El Dr John Money se jactaba de su “éxito” y era aplaudido por los grandes medios de comunicación y ciertos científicos, mientras que la familia Reimer estaba sumida en una tragedia

David nunca pudo superarse del trauma y en mayo de 2004 también cometió suicidio dándose un tiro en la cabeza; tenía 38 años. Fue enterrado en el cementerio Saint Vital, en Winnipeg, Canadá.

El monstruoso desenlace del experimento con los gemelos Reimer no cambió la ceguera, que raya en el fanatismo, de los adeptos de esa ideología.

El Dr. Money fue hasta su muerte profesor emérito de la Johns Hopkins University. Cuando tuvo lugar el suicidio de David Reimer, la prensa lo intentó entrevistar, pero él se negó a declarar.

Sus ideas sobre la “ideología de género” continúan siendo divulgadas.

Y están en la boca de los adeptos criollos que promueven un fracaso de los niños peruanos comparable al del infeliz Bruce —o “Brenda” y después “David”— Reimer 

Una mañana del Conde de Lemos Ideología de Género
Ideología de Género
Una mañana del Conde de Lemos



Tesoros de la Fe N°172 abril 2016


Tricentenario: San Luis María Grignion de Montfort
Nº 172 – Abril de 2016 – Año XV El martirio de María Falsa noticia sobre Lourdes Una mañana del Conde de Lemos El monstruoso y fracasado experimento de los gemelos Reimer Ideología de Género Doctor, profeta y apóstol de la crisis contemporánea Oración Abrasada Las parábolas de Jesús ¿Jesucristo podría haber tenido una vida humana? El Tirol: tesoro de Europa central



 Artículos relacionados
La verdadera devoción a la Santísima Virgen La verdadera devoción a la Santísima Virgen es interior. Es decir, procede del espíritu y del corazón, de la estima que tienes de Ella, de la alta idea que te has formado de sus grandezas y del amor que le tienes...

Leer artículo

Lucía describe la visión del infierno La Santísima Virgen, a fin de favorecer la conversión de los pecadores empedernidos y evitar así que caigan en los tormentos eternos, en la tercera aparición (13 de julio de 1917) mostró el infierno a los tres confidentes de Fátima...

Leer artículo

Que no se haga mi voluntad, sino la de Dios En la edición anterior se trató del amor eterno de Dios por sus hijos. En este número, presentamos algunas consideraciones de San Francisco de Sales sobre la conformidad con la voluntad de Dios, extraídas de la obra Pensamientos Consoladores. Los teólogos distinguen en Dios dos voluntades:...

Leer artículo

Todos somos un poco ateos Como Dios nos hizo grandes y quiso que dominásemos la creación entera, sigue halagándonos la más vieja de las tentaciones: ser como Dios...

Leer artículo

Nuestra Señora de Sonsoles Ávila es la famosa ciudad española donde vivió la gran santa Teresa de Jesús, y en ella encontramos una devoción poco conocida en nuestro país, pero muy popular en aquella región: la de Nuestra Señora de Sonsoles...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino