SOS Familia De la incredulidad a la autodestrucción

La triste obra del escepticismo

Un reciente debate entre un joven incrédulo y un creyente, que ha sido visto más de un millón de veces en YouTube, nos mueve a reflexionar sobre la incredulidad, la falta de convicciones y sus consecuencias, tanto en las personas cuanto en la sociedad

Un joven de buena apariencia se ubica tranquilamente frente al micrófono. Educado y respetuoso, se presenta para un debate en el programa “Unbelievable” (Increíble), emitido por una emisora de radio en Inglaterra.1 Alex O’Connor (ese es su nombre) transmite una impresión favorable. Pareciera poseer todos los predicados que a nosotros, como católicos, nos gustaría ver y admirar en un joven de buenos principios. Pero esa primera impresión pronto se desvanece cuando escuchamos a Alex exponer su pensamiento, ya que se proclama a sí mismo escéptico. No cualquier escéptico, sino un escéptico radical. Y el título que le dio a su sitio web y a su canal de YouTube no deja lugar a dudas: Cosmic Skeptic: Question Everything (Escéptico cósmico: cuestiona todo).

Alex estudia Filosofía y Teología en la prestigiosa Universidad de Oxford. Además de esta credencial, quizás su jovialidad y aparente seguridad discursiva expliquen la razón de su fama en ambientes ingleses y estadounidenses cargados de escepticismo y ateísmo.2 No quiero parecer injusto, pues de hecho el joven demuestra una capacidad intelectual nada común para su edad, de ahí el número de jóvenes atraídos por su discurso.

La incapacidad de formar certezas

En términos generales, el escepticismo es una doctrina filosófica que niega la capacidad del intelecto humano para conocer con certeza cualquier cosa.3 Con esa doctrina como presupuesto, Alex argumenta en contra de la existencia de Dios en el programa radial. Su oponente es Frank Turek, un polemista protestante, conocido en los círculos apologéticos norteamericanos, autor de libros con títulos llamativos como “No tengo suficiente fe para ser ateo”.

La discusión gira alrededor de la pregunta: ¿es Dios el fundamento de los preceptos morales objetivos? Turek, experimentado en estas lides, habla sobre el tema con soltura y firmeza. A pesar de ser protestante, utiliza argumentos de la apologética católica tradicional. Desafortunadamente, el diálogo pronto se sumerge en digresiones sobre ontología, epistemología y semántica. Le ahorro al lector otras referencias a temas tan especializados, pero Alex los utiliza recurrentemente como vías de escape ante ciertas dificultades.

Lo más interesante para atraer al oyente es que Frank Turek es capaz de poner en evidencia los dilemas e inconsistencias crónicos de la posición de Alex, y en esas ocasiones el chico titubea, vacila, se arrastra sobre el terreno pantanoso y movedizo de la falta de certezas. Convencido de su “falta de convicción”, a menudo repite objeciones como “no necesariamente”, “no estoy seguro de eso”. Una exageración didáctica, muy cómoda para quien “duda de todo”, es citarse a sí mismo como autoridad: ¡“De acuerdo conmigo…”!

Ninguna civilización sobrevive sin certezas

Al final del debate, el oyente con sentido común está convencido de que, independientemente de las veleidades humanas, solo puede haber una moral objetiva si hay un Dios que la sostenga. De lo contrario, cualquier deseo subjetivista justificaría las locas atrocidades practicadas por Hitler, Stalin o Mao Tse-Tung.

Esta conclusión es obvia, repito, para personas con sentido común. Pero la mayoría de los seguidores de Alex O’Connor pertenecen a esa gama de espíritus incoherentes, ansiosos por no ser considerados responsables de sus actos ante un Juez Divino. Porque la consecuencia lógica de admitir una moral objetiva es que uno tiene la obligación de rendir cuentas al Autor Divino y garante de esa moral. De eso el escéptico trata de escapar a toda costa y se aferra a cualquier solución, por más pobre que sea. Para estos, Alex proporciona salidas tranquilizadoras y pseudo-racionales.

La consecuencia lógica del razonamiento sin fundamento 4 es un mundo igualmente sin fundamentos, autodestructivo por sí mismo. Sin convicciones no se construye nada seguro, elevado y sublime. Ninguna institución o civilización puede durar sin una base sólida. Si triunfara el escepticismo, llegaríamos al final de la historia.

Si hoy nuestra cultura está herida de muerte, es en gran parte por la corrosión promovida por personas tenidas por “cultas” y por escépticos como Alex O’Connor y sus frustrados seguidores, sean jóvenes o viejos. Podríamos preguntarles: ¿qué produjo su escepticismo ilógico de verdadera cultura? Probablemente obtendríamos una respuesta vacilante.

Solo los católicos convencidos de su fe pueden rescatar los restos de la civilización cristiana. El futuro les pertenece a ellos, y no a escépticos inconsistentes e irresponsables.

El presentador de Unbelievable: Justin Brierley

Sus invitados: Frank Turek vs Alex O’Connor

Notas.-

1. El debate está disponible en https://www.youtube.com/watch?v=b5a3MxIqZOs.

2. En el canal de Alex el debate tiene más de un millón de visualizaciones.

3. Cf. Enciclopédia Católica in https://ec.aciprensa.com/wiki/Escepticismo.

4. Idem: “El escéptico asume la capacidad del intelecto para criticar la facultad del conocimiento y, por tanto, en la medida en que niega su capacidad para conocer algo, se contradice implícitamente”.

5. El presente artículo es una traducción y adaptación del análisis de Paulo Henrique Américo de Araújo publicado en la revista “Catolicismo”, noviembre de 2020, p. 16-18.

Calendario del Bicentenario - Marzo 2021 La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Calendario del Bicentenario - Marzo 2021



Tesoros de la Fe N°231 marzo 2021


La Sagrada Túnica de Nuestro Señor Jesucristo Autenticidad confirmada por la Ciencia
Marzo de 2021 – Año XX El Patrocinio de San José Calendario del Bicentenario Marzo 2021 De la incredulidad a la autodestrucción La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor San Zacarías I El martirio de los Santos Inocentes Una plazuela de Venecia: Intimidad ceremoniosa y suave



 Artículos relacionados
Abuso de la Misericordia Divina Dice San Agustín que de dos maneras engaña el demonio a los cristianos; a saber: desesperando y esperando. Después que el hombre ha cometido muchos pecados, el enemigo le incita a desconfiar de la misericordia de Dios, haciéndole ver el rigor de la justicia divina...

Leer artículo

Santa Faustina Kowalska, Apóstol de la Divina Misericordia Nuestro Señor Jesucristo quiso elegir almas predilectas que atrajeran su Misericordia para conducir a los hombres a renunciar al pecado, a enmendar sus vidas por medio de la penitencia y a evitar la condenación individual y colectiva...

Leer artículo

María Santísima, la vía más rápida, corta y segura para llegar a Dios Visión panorámica de los privilegios de la Santa Madre de Dios, de sus prefiguras en el Antiguo Testamento y de su culto en el Nuevo Testamento. Consideraciones sobre el papel de la Virgen Santísima en la piedad católica, con el fin de hacerla más conocida...

Leer artículo

Los sacrificios de las almas justas aplacan la ira de Dios En las sorprendentes manifestaciones de la Divina Misericordia a santa Faustina, Dios no se limitó a mostrarle la cólera divina que se cierne sobre el mundo actual...

Leer artículo

Plinio Corrêa de Oliveira, cultivó desde su infancia, los más excelentes valores cristianos En estas líneas, intenté dar algunos trazos de cómo Plinio, desde niño, ya respiraba valores contra-revolucionarios. Con los años, él creció ultramontano— como eran llamados en el siglo XIX los católicos antiliberales y fieles al Papado—, monarquista, antimodernista, católico en todas sus manifestaciones. Con la lectura de autores como De Bonald, Donoso Cortés, Veuillot, y de numerosos santos como San Pío X, él explicitó y formuló de modo sistemático sus teorías, su Weltanschauung(visión del universo), aunque todas ellas ya existían en su alma en estado germinal. ¿Cómo esta germinación fue posible en una ciudad moderna, incrustada en el Nuevo Mundo? ¿Por una gracia especialísima de la Santísima Virgen? Ciertamente sí. Pero ello nos lleva a otras consideraciones: si Dios suscitó una personalidad como la del Dr. Plinio, ¿no será esto una primera gracia y un primer paso para un cambio radical en el rumbo de los acontecimientos? ¿No estará próxima la restauración de la civilización cristiana?...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino